Del COVID-19 al colapso de nuestra civilización.

En Solidaridad Internacional Andalucía (SIA) estamos conmovidas por el número de personas fallecidas durante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. No podemos imaginar el dolor de sus familias y amistades por unas vidas truncadas en circunstancias tan excepcionales y difíciles. Les ofrecemos todo nuestro cariño y les deseamos el mejor ánimo posible.

También estamos convencidas de que la cooperación y la solidaridad -principios que nos definen- son hoy y en estas circunstancias, más importantes que nunca, y por ello queremos compartir algunas reflexiones que creemos necesarias. Sin pretender restarle importancia, el COVID-19 no es el centro de nuestra preocupación: más peligroso que este virus es que hayamos olvidado que somos frágiles, vulnerables, interdependientes y ecodependientes; y que carezcamos de estrategias comunitarias de cuidados, cooperación, apoyo mutuo y, lo más flagrante hoy, un sistema de salud fuerte y universal.

En SIA llevamos algunos años profundizando en el diagnóstico que defiende que estamos inmersos en una crisis sistémica que, de manera inexorable, está conduciendo a nuestra civilización hacia el colapso. Un proceso rápido en términos históricos, aunque lento en el transcurso de nuestras vidas. Y cada vez son más las profesionales que coinciden en que durante esta década van a ser radicales los cambios que podremos observar en el mundo, en nuestro entorno y, por supuesto, en nuestras vidas. Y es muy ilustrativo que empecemos 2020 con esta situación tan excepcional.

Al colapso estamos llegando en un movimiento en espiral que nos conduce de un periodo de crisis a otro, con etapas intermedias de recuperación cada vez menos satisfactorias. Cualquiera puede verlo: la recuperación tras la crisis de 2008 nunca nos devolvió el estado de bienestar que teníamos antes, y ahora ya vislumbramos otra crisis que promete ser peor que aquella… Al final del registro de un electrocardiograma cada vez más débil y confuso, el monitor cardíaco sólo puede devolvernos el pitido continuo del colapso de nuestra civilización.

Y esta alerta sanitaria pone encima de la mesa algunas cuestiones que tienen que ver con las causas de ese «electrocardiograma”. Por ejemplo, que la existencia de un sistema público de salud fuerte y universal no puede estar condicionado por techos o reglas de gasto (1), ni es compatible con la lógica privatizadora; que los cuidados son fundamentales para el sostenimiento de la familia, de la comunidad y de la vida; que, con voluntad política, podrían tomarse decisiones contundentes para dar respuesta a un problema tan grave como el cambio climático; y que la ciudadanía está dispuesta a hacer sacrificios inimaginables por el bien común (2).

También pone de relieve que si los Estados se ven amenazados, no dudarán en militarizar las calles para controlar a la población. En este sentido, las medidas que se están tomando a nivel global pueden entenderse como experimentos de control social para previsibles contextos de conflicto derivados del proceso de colapso. Y aunque es menos evidente, también parece que el coronavirus va a ser la tapadera perfecta de una verdad incómoda que ya se anunciaba a los cuatro vientos: que nuestro modelo económico y su mantra del crecimiento sostenido nos están llevando a un callejón sin salida. Se ocultará que, antes de que llegara el COVID-19, ya estábamos adentrándonos en una crisis sin precedentes, se reponsabilizará al coronavirus y se dirá que hay que hacer un esfuerzo por sostener el crecimiento económico, en beneficios siempre de unos pocos y a pesar, también siempre, de la vida en el planeta.

En SIA ni queremos una sociedad militarizada ni creemos que podamos seguir apostando por el crecimiento. Deseamos una ciudadanía consciente y comprometida con otro mundo posible, por eso llevamos mucho tiempo explorando, proponiendo y realizando proyectos de investigación, formación, sensibilización y cooperación internacional que, de la mano del decrecimiento, y agrupados bajo el paraguas de lo que hemos llamado “resiliencia local y justicia global”, proponen algunas claves y respuestas transformadoras para afrontar los retos actuales y venideros.

(1): No deja de ser significativo que las carencias de nuestro sistema sanitario se hagan tan visibles sólo tres meses después de la entrada en vigor del artículo 135.2 de la Constitución, reformado por el PSOE y el PP en 2011 para limitar el «gasto» público en los presupuestos de la Administración.
(2): Como tantas veces, en estas circunstancias nos es ineludible empatizar con el drama de las fronteras, porque ¿podríamos imaginar que en nuestras calles hubieran alambradas de cuchillas, como las de Ceuta o Melilla, para impedir que las familias salieran a comprar mientras Amazon sigue moviendo paquetes a uno y otro lado?

Artículos, textos, vídeos y otros materiales recomendados:

A continuación pretendemos ir recogiendo aquellos análisis y propuestas que nos ayuden a comprender el calado de esta crisis y a actuar con coherencia, aunque SIA no necesariamente comparte todos los contenidos recogidos en ellos. Cada apartado está ordenado por fecha de publicación y autoría. Puedes dejarnos tus comentarios y aportaciones más abajo o escribirnos a formacioneinvestigacion@solidaridadandalucia.org.

En torno al coronavirus:

En torno al estado de alarma:

Sobre las próximas crisis:

Sobre la crisis sistémica y sus causas:

Sobre las respuestas y alternativas:

Películas, series, documentales y lecturas:

Comments (2)

  1. Esteban dice:

    Muy bueno el artículo y la compilación de referencias. Estamos trabajando el tema en el curso de Emergencia Climático organizado por Universidad y Compromiso Social en la Universidad de Sevilla. Paso el artículo a los estudiantes y profesores y os paso una aportación propia por si os parece de interés para añadir a la lista. https://andaluciainformacion.es/andalucia-mas-que-verde/885817/transporte-en-tiempos-de-emergencia/?fbclid=IwAR3Baw2XLxBhVVbcrc1bh6oG1tay_SR8NezGDqcyUn9euP9x5ngBr5C9d08

    1. MoRuRo dice:

      Muchas gracias, Esteban. Ya hemos subido el artículo.

Deja tu opinión.